Importancia de la climatización de un Data Center

Publicado 08 / 01 / 2019

Con el fin de mantener las condiciones ambientales precisas para la integridad de los servidores, y por lo tanto, de la información que en ellos se almacena, es indispensable contar con un sistema de regulación de temperatura que controle los niveles de humedad y calor dentro de un Data Center. 

Una encuesta de IDC, empresa especializada análisis de datos, acerca de Data Center, encontró que hasta un 24% del presupuesto de un centro de datos se destina a la refrigeración. 

Los datos almacenados en los servidores tienen un aumento y crecimiento constante, lo que incrementa las operaciones y la temperatura de los servidores. Si la temperatura alcanza un punto crítico, los componentes del servidor no podrán funcionar correctamente y en el peor de los casos, la temperatura extrema quemará el procesador. De ahí la importancia de que los centros de datos necesiten acondicionadores de aire. 

De acuerdo con las mejores prácticas recomendadas por la ASHRAE (American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers), el rango de temperatura óptimo para un Data Center oscila entre los 17 °C y 21 °C. Sin embargo, cabe aclarar que esta temperatura tiene un margen aceptable de operación que va de los 15 a los 25 °C. Por otro lado, si se llega a una temperatura mayor a 25 °C, deberá ser corregida de manera inmediata, ya que pone en riesgo el equipamiento del Data Center.

Dado que la temperatura debe establecerse en las condiciones ideales, es recomendable elegir un aire acondicionado con función de temperatura basada en el procesador que se tiene dentro de la empresa. Dicho enfriamiento controlará el aumento de temperatura y reaccionará en consecuencia. Un beneficio de esto es que el personal de soporte de TI podrá monitorear los cambios de temperatura del procesador en tiempo real. Establecer la temperatura ideal en el centro de datos es la clave para asegurar la información que contienen.

Tradicionalmente, existen dos maneras principales para refrigerar los Data Center: 

  • Sistemas basados en aire: este tipo de refrigeración utiliza conductos de aire para enfriar los dispositivos. El objetivo principal de este método es separar el aire caliente del frío; se bombea aire frío hacia los equipamientos y luego se recoge el aire caliente que sale de estos. Es un sistema sencillo, que bombea grandes cantidades de aire frío y requiere un gran consumo de energía.
  • Sistemas basados en líquido: funcionan con grandes contenedores de agua fría, la cual se bombea a través de tuberías que pasan entre los racks o bastidores y también entre dispositivos. Siempre se mantiene una barrera entre los dispositivos y el agua que circula, ya que el agua conduce la electricidad y podría dañar los componentes si existe contacto entre ellos. Es por este aspecto que muchos Data Center no utilizan este sistema, por riesgo a posibles fugas de agua que puedan dañar sus equipamientos. 

Es recomendable que el sistema de enfriamiento incluya un respaldo. Si el sistema principal no mantiene la temperatura perfecta, el de respaldo se hará cargo del trabajo. En el sistema normal, los acondicionadores solo funcionan en un momento específico, fuera de ese tiempo determinado, no pueden mantener la temperatura ideal que se requiere en la habitación.

La temperatura no es lo único que afecta al rendimiento de los servidores. La humedad también es un aspecto que debe tomarse en cuenta. Es importante conocer las características que debe tener el acondicionador de aire ideal para un Data Center, ya que a medida que avanza la temperatura, la humedad también puede afectar el rendimiento del servidor en el centro de datos. 

Debido a esto, la opción ideal es el denominado “sistema de aire acondicionado de precisión”, el cual está construido para climatizar equipos electrónicos de manera óptima. El sistema de precisión mueve el volumen del aire a casi el doble de rapidez que un sistema convencional. Además, cuenta con filtros que minimizan los efectos de deterioro causados por el polvo y su trabajo se divide en un 85 a 90% al enfriamiento del aire y de un 10 a un 15% a remover la humedad.

Te puede interesar: Data Center, la clave de los servicios digitales. 

 

Referencias: